Trabajar «al éxito» no asegura el éxito de tu proceso de selección

ADConsult
24 Sep. 2020

Desde hace unos años, y aun más en esta coyuntura, se está volviendo común que empresas de selección de personal y headhunters estén trabajando sus procesos al éxito. ¿Qué significa esto? Muy simple: que solo se recibirá un pago por el trabajo realizado solo si tu candidato propuesto es elegido por la compañía que lo requiere.  Y esto se vuelve mucho más injusto teniendo en cuenta que son varias las empresas que están compitiendo por cubrir esa vacante. Haciendo un paralelo con otras profesiones, es como si a los médicos solo se les pagara si el paciente se cura después de terminar todo el tratamiento, o como si a un jugador de fútbol le abonaras por sus servicios solo si gana el partido. Por increíble que parezca está sucediendo en el mercado peruano y sus consecuencias en la calidad del servicio pueden ser muy negativas. ¿Qué nivel de compromiso y calidad podemos esperar de una empresa que no sabe si va a cobrar por su trabajo?

¿Por qué se genera este problema y cuáles son sus consecuencias?. Por un lado, esta mala práctica se acentúa por la crisis económica y por la fuerte competencia, que obliga a las empresas de Executive search o Consultoras de selección en general a postularse aún sabiendo que las condiciones son pésimas solo por no perder la oportunidad de conseguir el requerimiento. Esto trae como consecuencias procesos de selección cada vez más masivos y menos rigurosos. Tu proceso de búsqueda se reduce a una recepción masiva de CV´S y a ver qué encuentras en tu base de datos.


«Trabajar al éxito es como si a los médicos se les pagara solo si el paciente se cura después de terminar todo el tratamiento, o como si a un jugador de fútbol le abonaras por sus servicios solo si gana el partido.»


Por el lado de las compañías (clientes), trabajar al éxito es un mal hábito producto del mal entendimiento de lo que implica buscar un talento. Los clientes consideran que mientras más candidatos sean brindados por las consultoras, será de mayor beneficio ya que tendrán más alternativas por elegir. Sin embargo, esto puede ser contradictorio, porque contar con un número mayor de candidatos no significa que todos sean de calidad, y peor aún, no hay ninguna garantía de que estos sean los que mejor encajen con la cultura de la empresa. Esta es una idea de carácter errónea que termina provocando un gasto mayor en tiempo y esfuerzo. Esto genera que las áreas de Recursos Humanos de las empresas tengan que evaluar a diversos candidatos, que con un solo cazatalentos ya hubieran sido filtrados rápidamente. Asimismo, supervisores internos deben realizar repetidas reuniones de toma de perfil y de seguimiento con distintos proveedores, repitiendo una y otra vez la misma labor.

Otro factor perjudicial es que en diversas ocasiones los clientes posponen la búsqueda o se demoran en tomar una decisión y como consecuencia el candidato no obtiene ninguna respuesta y es posible que el profesional haya sido contactado por dos o más empresas consultoras. El proceso es tan arduo que los candidatos toman la decisión de ya no participar o de migrar a otro proceso. Esto daña nuestra imagen y nuestra reputación como headhunters.

Como empresa de headhunters nos enfocamos en brindarle al cliente siempre un entregable de calidad, preocupándonos por hacer un análisis profundo de su empresa y en buscar exhaustivamente a los mejores candidatos en el mercado para, después de una sólida evaluación, ubicar al profesional que mejor encaje con su cultura organizacional. Se trata de un trabajo exigente, que requiere tiempo pero que garantiza que el trabajador se mantendrá por un tiempo prolongado en la compañía. Porque un buen proceso no termina con la contratación, sino que se enfoca en un acompañamiento continuo al candidato durante su adaptación, hasta que se mantenga firme y estable dentro de la organización.

Finalmente, podemos concluir que trabajar al éxito es perjudicial tanto para el cliente como para las empresas de selección e incluso para el mismo candidato, quien termina sintiendo desconfianza por la poca seriedad del proceso. La búsqueda de un nuevo colaborador es un esfuerzo colaborativo el cual implica responsabilidad y compromiso desde el inicio hasta el final del proceso. Cuando nos embarcamos en un proyecto, nos gusta empezarlo y entregar un trabajo exitoso no solo para el cliente sino también para lograr adecuados posicionamientos de nuestros candidatos. Es elemental valorar nuestro trabajo y que el cliente confíe en nosotros para lograr una venta exitosa. Todos merecemos un nivel de compromiso en todos los ámbitos.

Artículo escrito por Alessia Montalva, Gerente de Desarrollo de Negocios en Adconsult Headhunters.

Lima, 29 de setiembre de 2020

Sigue a Alessia Montalva en su cuenta de Linkedin

 www.adconsult.pe

 

Post Anterior

Webinar: Competencias directivas en un entorno de crisis